Inicio / Idea Hub / Ideas para dormitorios / Cómo transicionar del cuarto del bebé a una habitación infantil

Cómo transicionar del cuarto del bebé a una habitación infantil

Casi de la noche a la mañana, tu precioso y dulce bebé se ha convertido en un niño que camina. Es hora de actualizar el cuarto del bebé a una habitación funcional para que tu pequeño crezca, juegue y aprenda. Estos son algunos de nuestros consejos favoritos para hacer la transición de la habitación de tu bebé a un paraíso para los niños pequeños.

detail image

¡Deshazte de la cuna!

Una vez que tu pequeño comienza a escapar de su cuna todas las noches, es hora de conseguirle a Houdini una cama para niños grandes. No solo es más segura, sino que les da una novedosa sensación de independencia. La hora de acostarse puede demorar más por algún tiempo, pero vale la pena. Dependiendo de la cuna que tengas, es posible que puedas hacer la transición a una cama infantil quitando las barandas y bajando la altura del colchón. Si necesitas una cama totalmente nueva, asegúrate de que tenga la altura apropiada para proteger a tu pequeño sin que esté demasiado lejos del piso.

detail image

Dale otro uso al cambiador

Ya sea que estés expectante al entrenamiento para ir al baño o no, tu cambiador tiene los días contados. ¿Por qué no darle una nueva función que te resulte útil? Los cambiadores pueden transformarse fácilmente en tocadores o en un lugar de almacenamiento de juguetes. Si te decidiste a deshacerte del cambiador por completo, reemplázalo con una mesa pequeña y sillas para que tus hijos puedan hacer manualidades o colorear.

detail image

Crea espacio

Si tus hijos son como los nuestros, les gusta hacer de todo... todo el tiempo. Lo mejor es darles espacio para jugar. Libera todo el espacio posible en su habitación para que puedan jugar con sus juguetes, libros y rompecabezas, todo al mismo tiempo. Ordenar seguirá siendo tu responsabilidad ;)

detail image

Inspírate con ellos

A esta altura, tus hijos tienen sus propios gustos: úsalos para que su habitación sea realmente suya. Asegúrate de que haya bailarinas en el empapelado o consigue una alfombra cubierta de monstruos. Les encantará ayudarte a elegir los detalles finales y contarles a todos sus amigos sobre su lámpara de béisbol.